publicidad inicial

viernes, 27 de mayo de 2016

Menos de 2 minutos tomó a alumnos evacuar en simulacro

Guayaquil-Manta


A un mes y diez días del terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter que sucumbió sobre todo a las provincias de Esmeraldas y Manabí, ayer se cumplió con el primero de los simulacros que realizarán en el país los planteles educativos el último viernes de cada mes como prevención ante futuros eventos de emergencia.
Según la disposición del Ministerio de Educación, ayer se adelantaron los ejercicios por el feriado que se inicia hoy.
En Guayaquil, en el colegio La Inmaculada, en Eloy Alfaro y Colombia, el sonido de una alarma se activó a las 10:42 y los estudiantes, alrededor de 800, abandonaron el edificio de dos plantas por cuatro escaleras en seis minutos.
Los niños avanzaron encolumnados, con las manos sobre la cabeza. Siguieron hacia el coliseo externo, el punto de reunión de la comunidad estudiantil. Allí la rectora, sor Julia Elena Naranjo, les pidió más rapidez en un próximo ejercicio.
En el colegio César Borja Lavayen, en Eloy Alfaro y Fco. de Marcos, unos 700 alumnos evacuaron los dos patios, atendiendo las directrices antes impartidas. En un minuto con cuarenta y tres segundos lograron desocupar el edificio de tres plantas
El rector, Daniel Castillo, comentó que remitirán a los padres de familia una especie de encuesta para que expongan medidas de prevención tomadas en sus casas y qué pueden aportar en cuanto a la seguridad de sus hijos en las aulas.
Sin embargo, esas maniobras son periódicas en los dos planteles, según rectores.
Paralelamente, en Manta, un minuto con veinticinco segundos demoraron los estudiantes del colegio réplica Manta para llegar al primer lugar seguro de tres que se han establecido en este plantel como medida de precaución en caso de sismo.
William Martínez, inspector de este establecimiento con más de 2.000 estudiantes, señaló que el miércoles 18, cuando a las 11:46 se registró la réplica de magnitud 6,8, los estudiantes cumplieron el recorrido con normalidad en 19 minutos, hasta ser entregados a sus padres.
Al llegar al primer punto, que fue señalizado con conos –provisionales hasta que se pinten los puntos en el piso de la cancha–, tanto profesores como estudiantes cantaron melodías como Manabí, La cucaracha y Mi lindo Ecuador.
Con esa distracción para bajar tensiones, siguieron hasta una cancha sintética y luego al área de parqueo, en todos estos lugares no hay estructuras que pudieran colapsar, no obstante hay postes de alumbrado.
Antes del inicio de las actividades, docentes indicaron los pasos a seguir ante un sismo. La rectora, Fátima Pérez, indicó que parte del estudiantado ha sido asesorado por un proyecto de boys scouts que mantiene un sistema de gestión de riesgos.
“Ante la eventualidad el ser humano pierde el control, nosotros estamos retomando desde el año pasado el proyecto de inteligencia emocional, para que ellos no pierdan el equilibrio”, señaló Pérez.
En la Unidad del Milenio Guadalupe Larriva, en Jaramijó, durante toda la semana han cumplido con simulacros. Funcionarios del Ministerio zona 4 verificaron los ejercicios. (I)